• Ellen G. White

#87 La herencia de los santos — 1 de 5


Un don del señor

Cristo, solo Cristo y su justicia, obtendrán para nosotros un pasaporte para el cielo.—Carta 6b, 1890. {EUD 239.1}


El corazón orgulloso lucha para ganar la salvación; pero tanto nuestro derecho al cielo como nuestra idoneidad para él, se hallan en justicia de Cristo.—El Deseado de Todas las Gentes, 267 (1898). {EUD 239.2}


A fin de que pudiesemos llegar a ser miembros de la familia celestial, [Cristo] se hizo miembro de la familia terrenal.—El Deseado de Todas las Gentes, 593 (1898). {EUD 239.3}


Mejor que un título de propiedad para el palacio más noble de la tierra es un título de las mansiones que nuestro Señor ha ido a preparar. Y mejores que todas las palabras de alabanza terrenal, serán las palabras del Salvador a sus siervos fieles: “Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo”.—Palabras de Vida del Gran Maestro, 308 (1900). {EUD 240.1}

Por qué debiéramos pensar sobre el mundo futuro

Jesús ha traído el cielo a la vista y presenta su gloria ante nuestros ojos a fin de que la eternidad no sea eliminada de nuestros cálculos.—The Signs of the Times, 4 de abril de 1895. {EUD 240.2}


Si mantenemos en vista las realidades eternas, formaremos el hábito de cultivar pensamientos de la presencia de Dios. Esto será un escudo contra las incursiones del enemigo. Proporcionará fuerza y seguridad, y elevará el alma por encima del temor. Si respiramos la atmósfera del cielo, dejaremos de respirar el aire viciado del mundo [...]. {EUD 240.3}


Jesús viene para presentar las ventajas y la hermosura de las cosas celestiales, para que las atracciones del cielo se hagan familiares a los pensamientos, y que los recintos de la memoria se adornen con los cuadros de la hermosura celestial y eterna [...]. {EUD 240.4}


El gran Maestro da al hombre una visión del mundo futuro. Lo presenta con sus atractivas posesiones a la contemplación humana [...]. Si puede fijar la mente en la vida futura y sus bendiciones, en comparación con las preocupaciones temporales de este mundo, el notable contraste causa una profunda impresión sobre la mente, absorbiendo el corazón y el alma y todo el ser.—Nuestra Elavada Vocacion, 287-288 (1890). {EUD 240.5}

Los motivos del cristiano

Jamás podrían haberse puesto en acción motivos más fuertes y energías más poderosas. ¿Acaso los grandiosos galardones por el bien hacer, el disfrute del cielo, la compañía y el amor de Dios y de su Hijo, la elevación y el acrecentamiento de todas nuestras facultades por las edades eternas no son incentivos y estímulos poderosos que nos instan a dedicar a nuestro Creador y Salvador el amante servicio de nuestro corazón?—El Camino a Cristo, 21-22 (1892). {EUD 240.6}


Si podemos encontrarnos con Jesús en paz y ser salvos, eternamente salvos, seremos las personas más felices. ¡Oh, estar finalmente en casa, donde los malvados dejarán de hostigarnos y los cansados descansarán!—Carta 113, 1886. {EUD 241.1}


Me encanta ver todo lo hermoso que hay en la naturaleza en este mundo. Creo que estaría perfectamente satisfecha con esta tierra, rodeada de las cosas buenas de Dios, si esta no estuviera malograda por la maldición del pecado. Pero tendremos nuevos cielos y nueva tierra. Juan vio esto en una santa visión y dijo:“Oí una gran voz del cielo que decía: He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y él morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos como su Dios”. Apocalipsis 21:3. ¡Oh, bendita esperanza, gloriosa perspectiva!—Carta 62, 1886. {EUD 241.2}

Un lugar real y tangible

¡Qué fuente de gozo para los discípulos el saber que tenían en el cielo un Amigo que intercedía en su favor! Gracias a la ascensión visible de Cristo, cambiaron todas sus opiniones y conceptos referentes al cielo. Anteriormente lo habían imaginado como una región de espacio ilimitado, habitada por espíritus sin sustancia. Ahora relacionaban el cielo con el pensamiento de Jesús, a quien habían amado y reverenciado por encima de todos los demás, con quien habían conversado y viajado, a quien habían tocado, incluso en su cuerpo resucitado [...]. {EUD 241.3}


El cielo no podía aparecerles más como un espacio indefinido, incomprensible, lleno de espíritus intangibles. Ahora lo consideraban como su futuro hogar, donde su amante Redentor les estaba preparando mansiones.—The Spirit of Prophecy 3:262 (1878). {EUD 241.4}


El temor de hacer aparecer la futura herencia de los santos demasiado material ha inducido a muchos a espiritualizar aquellas verdades que nos hacen considerar la tierra como nuestra morada. Cristo aseguró a sus discípulos que iba a preparar mansiones para ellos en la casa de su Padre.—Seguridad y Paz en el Conflicto de los Siglos, 733 (1911). {EUD 241.5}


En la tierra renovada, los redimidos participarán en las ocupaciones y los placeres que daban felicidad a Adán y Eva en el principio.—La Historia de Profetas y Reyes, 540 (1914). {EUD 242.1}

Gloria indescriptible

Vi la hermosura y la gloria extraordinaria de Jesús. Su rostro era más brillante que el sol al mediodía. Su manto era más blanco que el blanco más blanco. ¡Cómo podría [...]. describiros las glorias del cielo y a los amantes ángeles cantando y tocando sus decacordios!—Carta 3, 1851. {EUD 242.2}


No me es posible describir las maravillas que vi. ¡Oh, si yo supiera el idioma de Canaán! ¡Entonces podría contar algo de la gloria del mundo mejor!—Primeros Escritos, 19 (1851). {EUD 242.3}


Las palabras son demasiado pobres para intentar una descripción del cielo. Siempre que se vuelve a presentar ante mi vista, el espectáculo me anonada de admiración. Arrobada por el insuperable esplendor y la excelsa gloria, dejo caer la pluma exclamando: “¡Oh! ¡qué amor, qué maravilloso amor!” El lenguaje más exaltado no bastaría para describir la gloria del cielo ni las incomparables profundidades; del amor del Salvador.—Primeros Escritos, 289 (1858). {EUD 242.4}


El lenguaje humano no alcanza a describir la recompensa de los justos. Solo la conocerán quienes la contemplen. Ninguna inteligencia limitada puede comprender la gloria del paraíso de Dios.—Seguridad y Paz en el Conflicto de los Siglos, 733 (1911). {EUD 242.5}


Si pudiéramos tener aunque fuera un vistazo de la ciudad celestial, nunca desearíamos morar nuevamente en la tierra.—The Signs of the Times, 8 de abril de 1889. {EUD 242.6}

Arroyos, colinas y árboles

Allí vimos el árbol de la vida y el trono de Dios, del que fluía un río de agua pura, y en cada lado del río estaba el árbol de la vida. En una margen había un tronco del árbol y otro en la otra margen, ambos de oro puro y transparente. Al principio pensé que había dos árboles; pero al volver a mirar vi que los dos troncos se unían en su parte superior y formaban un solo árbol. Así estaba el árbol de la vida en ambas márgenes del río de vida. Sus ramas se inclinaban hacia donde nosotros estábamos, y el fruto era espléndido, semejante a oro mezclado con plata.—Primeros Escritos, 17 (1851). {EUD 242.7}


Allí hay corrientes que manan eternamente, claras como el cristal, al lado de las cuales se mecen árboles que echan su sombra sobre los senderos preparados para los redimidos del Señor. Allí las vastas llanuras alternan con bellísimas colinas y las montañas de Dios elevan sus majestuosas cumbres. En aquellas pacíficas llanuras, al borde de aquellas corrientes vivas, es donde el pueblo de Dios que por tanto tiempo anduvo peregrino y errante, encontrará un hogar.—Seguridad y Paz en el Conflicto de los Siglos, 734 (1911). {EUD 243.1}


Arthur | (Paulo Rocha) Saúde

Cláudio | (Ruth) Saúde

Levi | Saúde

Luiz e Alejandro | Saúde

Marcos | Saúde

Pedro | (pastor) Saúde

Pr. Ottoni | (pai da Marjorie) Saúde

Thalles | (Juan e Thais) Saúde

Mateus | Saúde

Sandra | (Joezel) Saúde

Isadora | Saúde

Inês | Saúde

Laurete | Saúde

Enock e Túlio | (Silas) Saúde

Nair | (Oliveira) Saúde

Tia Bia | Saúde

Lúcia e Sônia| (Keyse) Saúde

Saul | (família Cruz) Saúde

Benedito | (Flavinha) Saúde

Jorge | (Ever) Saúde

¿Cree que este mensaje puede ayudar a alguien? Comparte con sus contactos o a través de sus redes sociales.


#profecia #tempodofim #sinais #voltadeJesus

SOBRE NÓS

Somos uma comunidade cristã fundamentada na Palavra de Deus, que busca a unidade no Espírito para servir melhor o semelhante, até a volta de Jesus.

PROGRAMAÇÕES

SÁBADO

  9:30 am | Escola Sabatina

10:45 am | Culto de Adoração

  5:30 pm | Culto Jovem (2º e 4º sábado)

DOMINGO (temporariamente suspenso)

  6:00 pm | Séries especiais

QUARTA-FEIRA (temporariamente suspenso)

  7:30 pm | Reunião de oração

SE INSCREVA PARA
RECEBER NOTÍCIAS
  • Grey Facebook Icon
  • Grey YouTube Icon
  • Grey Instagram Icon
  • Grey Twitter Icon
  • Grey Apple Music Icon
  • Grey Google Play Icon

© 2020 Dallas Brazilian Seventh-Day Adventist Church. All Rights Reserved.